13May

Se debe adoptar la tecnología correctamente, hacer un uso adecuado de la información y aprovecharla mejor.

inmersos como estamos en la Cuarta Revolución Industrial, en la que priman las funciones combinadas de tecnologías como Inteligencia Artificial (IA), Internet de las Cosas (IoT), realidad aumentada (RA) y realidad virtual (RV), impresión en 3D, robótica y otras, a veces olvidamos que los datos son el petróleo del siglo XXI y que quien los maneje correctamente tendrá mucha ventaja en el mercado. Debido a que la Industria 4.0 obliga a la hiperconectividad, todos los datos de las organizaciones, tanto internos como externos, son clave porque sin ellos no existe inteligencia de negocios ni es posible prever el mercado.

¿Y, en dónde se encuentra esa información? La respuesta es muy sencilla: en todas partes.

Que la tecnología haya revolucionado de tal manera la vida y la manera como se está afrontando el mercado, no quiere decir que la cantidad de dispositivos adoptados o en uso determine una más adecuada inserción en los parámetros que marca la Cuarta Revolución Industrial.

Aunque mucho se habla de la Inteligencia Artificial, aún no se logra asimilar lo que, potencialmente, es capaz de ofrecerles a las compañías y las personas, limitando su uso a acciones que causen curiosidad o que asombren a los clientes, sin un derrotero claro en su aplicación.

Rodrigo Silva,  comenta que “sin duda, la Inteligencia Artificial es uno de los principales motores de la Cuarta Revolución Industrial porque comprende sistemas de algoritmos que han sido diseñados para ‘recrear’ las capacidades cognitivas de las personas, como el aprendizaje, el razonamiento, la resolución de conflictos y la planificación.

Por otra parte, la IA contribuye a la optimización de los procesos, el crecimiento de las organizaciones y de los diferentes sectores, y marca la agenda tecnológica de grandes y pequeñas empresas.

David Uribe, explica que la Inteligencia Artificial es una aliada estratégica para las empresas de la actualidad y para todas aquellas que se han reactivado y trabajan por modernizarse y adaptarse a la nueva realidad.

Gracias a esta tecnología, todo se automatiza muy rápido y los procesos de los negocios son mucho más eficientes. Lo que hay que tener en cuenta es alinear la IA con la autonomía, para que las operaciones funcionen por sí solas y mitiguen el error humano, dice Uribe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
1
¿Necesitas Ayuda?
Factory
Hola
¿En que podemos ayudarte?